27/05/2007

Un domingo más

Hoy es de esos domingos deliciosos para salir a la calle del barrio, a la cuadra, esta haciendo entre frió y calor, ya se ven los que tienen guayabo, ratón o goma, en fin eso se llama resaca, algunos están todavía borrachos, pero no importa todos somos familia (Rubén Blades), todos somos amigos, el barrio.

Nos sentamos en la acera, en la tienda de la esquina o donde doña Lilian, los vecinos salen con sus esposas e hijos, las viejas chismosas y las abuelas con sus canastos, algún familiar esta de visita en alguna casa y otro llego del extranjero, alguien inteligentemente pide un refajo y saca el vino que quedo de la noche anterior.

Ya esta haciendo un poco más de calorcito, ya se nos ha unido mas gente a nuestra reunión de domingo, se habla de fútbol, del partido de la tarde o del sábado anterior, recordamos las estrellas de cada equipo y suena de fondo Oriente de Henry Fiol, por que gracias a otro vecino Nos regala los cantos de su estéreo y su buen repertorio de son y salsón.

Reunimos un poco de pesos y armamos un pequeño asado con buena carne de donde Cali en carnicero, que buena mi calle, que buena mi cuadra, la tarde se acerca cada quien a descansar por que mañana hay que trabajar.

Es un domingo más.

4 comentarios:

Té la mà Maria dijo...

que envidia nos das carne, vecinos, amistad, esto no se paga con todo el dinero del mundo

saludos desde Catalunya

Flaco dijo...

Antes acostumbraba a subir donde están todos mis amigos, especialmente donde mi Tío Mario, llegaba como a las 10:00 AM a levantar a todo el mundo, después de las regañadas por llegar de madruga desayunábamos y después nos poníamos a lavar los carros, no terminaba de lavar el mió cuando empezaba a llegar la pelota, ( amigos en monton) con cervezas entonces nunca terminaba de lavar el carro me sentaba en la acera y poco a poco se consumían las cervezas y a como Iván llegando los muchachos cada uno invitaba a una vuelta, jaja a mi Tía Gis no le quedaba de otra que hacer almuerzo como para 15 borrachos que estaban todos haciendo desorden en el patio de la casa acompañados de Tío Mario que es como el Cacique del barrio, viejo de lo mas tuanis que no le interesa que usted tenga 80 años como que tenga 8 para entablar una buena conversación, ahhh y borracho como no hay dos, siempre termina invitando a todo el mundo y nadie logra invitarlo al viejo majadero ese, la tarde la terminábamos en el mirador que era administrado por la familia, entonces se puede imaginar que clase de Domingo, ya como a las nueve de la noche después de la gran lavada de carros de joderle la vida a mi tía Gis terminábamos el fabuloso domingo, todos amigos como siempre, borrachos ahh y pagando un cuentón en cervezas y comida que no sea ingrato, pero eso es lo que extraño, la convivencia con los míos. No queda más

Andrival dijo...

Depende... hay domingos que nos sacian por su magia, encanto y reencuentro. Mientras que hay otros que nos llenan de nostalgia porque nos queda todo el tiempo del mundo para pensar. Hay otros con pereza que lo único que nos recuerdan es que se acaba el ocio del fin de semana.

K-ti-K dijo...

buena manera de celebrar un domingo, ni q decir de lo q comenta el flaco, pero despues de analizar este tipo de diversion, me he puesto a pensar, no seria un domingo mucho mas provechoso si hicieramos mas q tomar cerveza y guaro? acaso creemos que asi podremos solucionar nuestros problemas?
No hay duda que se disfruta, se vuelve parte de nuestra cultura, y lo extranamos cuando no lo tenemos mas, pero tambien da mucho de que hablar!
Para mi un buen domingo, es levantarme en la manana, preparar un BUEN DESAYUNO, terminar algunos quehaceres que entre semana no he tenido tiempo, hacer algo en la casa, pintar, cortar el zacate, tapar goteras en fin... almorszar a eso de las 3pm, y tirarse a ver alguna pelicula... en general descansar y aprovechar el tiempo en mi casa... Mi Santuario!